Este fantasma que huele mal, necesario para un suicidio, indispensable para mi muerte, este fantasma mal intencionado, obsecuente, perverso, obseno. Este fantasma que esta, metido en la sangre, que me sobra, que me empuja, que me desangra, que me implora un poco de alcohol para pasar la tarde. Que decide en el espejo la mirada que me mire, que se juega a perder, que no apuesta y que al intentar lo que intenta siempre se rinde.

Este fantasma que no apura el paso, que salta de los edificios mas bajos para que hasta sus golpes, mis golpes, sean mediocres. Que no decide la muerte, que no apura la vida, este fantasma poca cosa que se parece tanto a mi cuando no me parezco a nada, que quiere sin intentarlo, que pide sin ofrecer, que niega lo que se le ocurre por que suis ocurrencias, nefastas no tienen valor ni cuerpo.

Este fantasma que se sentó conmigo al costado de la cama, que mira cansado los zapatos y no tiene ganas de levantar los brazos, que dibuja un apostrofe con los labios, que apenas levanta la mirada abatido, que no se sube las medias, que quiere, decide, intenta quedarse en la cama, que me sujeta de los hombros y aun si fuerza me detiene.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s