Frecuentemente nos sobran los motivos, cuando ella mira a los ojos, cuando se acerca, toma mi cara y su carita asombrada abre grande los ojos y busca, cuando me llama, cuando me espera, cuando larga una carcajada desihnibida, cuando juega con su mamá esto que nosotros insistimos en llamarle vida.
Cuando se apura en ir al baño antes que le gane al ansiedad, cuando se olvida y se le hace tarde, cuando pide a gritos lo que… pide a gritos, cuándo me abraza, cuando sabe que me hizo doler y me abraza culposa a de a mentiras, cuando se cuelga del pantalon, cuando mira desde abajo con ganas de saltar, cuando salta. Cuando vuelve con la mania de meter el dedo el la nariz y cuando aparece esa curiosidad por conocer que hay dentro de los oido y tironeo ansiosa las orejas que casi siempre son las mismas, las mias.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s