Finalmente Paso.


Lo que pasa es que esta especie de dialogo, empieza al reves. Seria mas que dificil imponer nombres, politicas y proyectos en el marco de una gran mesa redonda en donde, como sabemos, nuestros politicos carecen de la capacidad para mirar mas alla de la puerta del año que viene.
Es una pena que se explicité lo que deberia nacer naturalmente. Termina pasando que las convocatorias a mesas de dialogo, comisiones y otras yerbas, deberian parecerse mas al amor, deberia surgir de la obligacion de cada quien de hacer lo mejor que pueda para que el otro se sienta lo mejor posible.
Claro, usted me dira que no se puede mezclar chichas en limonadas, que contar clavos con pinceles es tan iluso como querer cambiar monedas en un kiosco comprando caramelos.
El tema, como pasa siempre, es que los otros somos nosotros y siempre nosotros somos esos otros que en el mejor de los casos podemos entablar esta discución, en las mesas de los domingos, casi siempre bien abastecidas.
No pasa lo mismo con los otros que no pueden ver en estas reuniones mas que una mufa conocida la clase politica, no se puede suponer que la parte debil de la sociedad vea estas reuniones mas que con la desilución con la que se observa a los paisajes otoñales tristes de un pasado mejor.
Lo que pasa es que los diarios, los foros, los encuentros y las comidas de los domingos deberian encubar la conversacion, la discucion y la lucha por el hambre de este pueblo agredido.

Desde hace 10 años la Coalicion Civica, la CTA y otras fuerzas politicas presentan el proyecto de ley que garantice un salario universal a la niñez, salario que de ser de 300 pesos, equivaldria al 2.4% del PBI nacional. Pagarles por mes, por existir, por estar en estas tierras, por educarse, por comer, por no enfermarse, por soñar más, por pintar las paredes de los barrios cargados de esperanza, por escupirles en la cara a los punteros politicos, y a los intendentes de las chapas y las calles de tierras, y los barrios annegados, por recuperar la dignidad que les abra la puerta para salir, por fin, a jugar un rato, seria el espiritu de este proyecto.
El 2,4 % del PBI para acabar con el hambre en este pais, ahi nomas, a la vuelta, como para empezar a pensar en serio en el resto de las cosas importantes.
Y habrá quien nombre al previsible gasto publico. Habrá quién reniegue de los pobres y de los vagos por que hijos de puta hay en todos lados. Habrá quién se disponga a decir que no, siempre estan esos y siempre son los que deciden.
Por eso quizás se pueda empujar a que este dialogo de sordos que se predispone, tenga algún sentido.
Vivimos en un pais que ante la miseria se muere de verguenza, ante su cara de monstruo, reflejada en los tipos de la calle, ahi anda, a los ponchazos tratando de encontrar un poco de dignidad como pueblo.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s