Hoy Yare me recordo que tengo 28 años, lo que, inevitablemente va a redundar en que pronto voy a cumplir 29 y el reloj sigue. El problema fue en como me lo dijo y como senti el correr frio por la nuca cuando me hizo la cuenta en voz alta.
No había tenido en cuenta ese calculo, por alguna cuestión del inconsciente y por alguna picardia de mis miedos es que no había nunca sentido tener mas de 25. Y pensaba, mientras Yare intentaba redondear la idea y evitarme el dolor, en cuanto tiempo paso entre la ultima vez que me mire en el espejo del tiempo para negociar con él  y cuando y por que deje de hacerlo. Y lo cierto es que paso la vida suficiente como para no pensar en mis 28 y que, a merced de lo que el almanaque siempre siempre hace, me quede mirando en el espejo del tiempo lo que pasaba alrededor y que, de todas las maneras posibles, me justificaba.
Quizás por eso, ahora, un poco menos incrédulo, me da por pensar en que las cosas, salieron irremediablemente bien, y que a falta de posibilidad de vivir todas las vidas uno esta viviendo la mejor posible…





Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s