Que les paso?


En estos dias se escucho insistentemente la maquinaria de marketing preventa del libro de E Tenembaun “QUE LES PASO” y yo en medio de una lectura encuentro este fragmento de Santa Evita, en la pagina 60, que me dio que pensar. Quizas algo de los que dice el recientemente muerto TEM, ayude a entenderlos…

Las fuentes sobre las que se basa esta novela son de confianza dudosa, pero solo en el sentido en que tambien lo son, la realidad y el lenguaje: se han infiltrasdo en ellas deslices de la memoria y verdades impuras. Una de las feases mas celebres de Evita rebela cual era su idea de las cosas. La dijo el 24 de Agosto de 1951: “Soy joven y con un marido maravilloso, reapetado,a dmirado y amado por su pueblo. Me hallo en la mejor de las situaciones”. Apenas una de esas certezas no se podia discutir: que era joven.  Tenia treinta y dos años. En las demas solo Evita creia. En ese momento su marido estaba amenazado por dos conspiraciones simultaneas y a ella misma, esa mañana, los medicos le habian informado que sufria de anemia perniciosa y que debia retirarse de la actividad publica. Estaba en la peor de las situaciones. Le faltaban once meses para morir.

Para los historiadores y los biografos, las fuentes son siempre un dolor de cabeza. No se bastan a si mismas. Si una fuente dudosa quiere tener derechoa la letra de molde, debe ser confirmada por otra y esta a su vez por una tercera. La cadena es a menudo infinita, a menudo inutil, por que la suma de fuentes puede tambien ser un engaño. Tomese el acta de casamiento de Peron y Evita, por ejemplo, en lña que un escribano publico de la localidad de Junin confirma la veracidad de los datos. El casamiento no es falso, pero todo lo que dice el acta si lo es, de principio a fin. En el momento mas solemne e historico de sus vidas, los contrayentes – asi se decia entonces – decidieron burlarse olimpicamente de la historia. Perón mintio el lugar de la ceremonia y ele stado civil; Evita mintio las edad, el domiciolio y el lugar en donde habia nacido. Eran imposturas evidentes, pero pasaron veinte años antes de que alguien las denunciara. En  1974, sin embargo, el biografo Enrique Pavon Pereyra, las declaro verdaderas en su obra Perón, el hombre del destino. Otros historiadores se conforman con transcribir el acta  y no discuten su falsía. A miguno se le ocurrio sin embargo , pregunrtarse por que Perón y Evita mentian. No necesitabab jacerlo. ¿Evita se añadio tres años para que el novio no le dobrara la edad? ¿Evita imagino que habia nacido en Junin por que era hija ilegitima en Los Toldos? Esos detalles nimios ya no le inquietaban. Mintieron por que habian dejado de discernir entre mentira y verdad, y porque ambos, actores consumados empezaban a representarse a si mismos en otros papeles. Mintieron porque habian decidido que la realidad sería, desde entonces, lo que ellos quisieran. Actuaron como actuan los novelistas.

La duda habia desaparecido de sus vidas.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s