RE- RELECCION (La Columna de Lanata en Libre 24-06)


La democracia se basa, entre otros principios, en la alternancia en el poder; se cree que nadie es imprescindible ni dueño exclusivo de la verdad, y se sabe que el acostumbramiento al poder corrompe y genera un halo de impunidad difícil de sacudir. Sin caer en el determinismo histórico, vale la pena observar la historia de las reelecciones en la Argentina del siglo XX, y advertir que nunca funcionaron.
El segundo gobierno de Perón (1952-1955) fue interrumpido por el golpe de estado conocido como Revoluciona Libertadora. Perón había ratificado su poder con el 62% de los votos, pero la política distributiva que había caracterizado a su primer gobierno quedo rápidamente en el olvido: se congelaron salarios y precios mediante contratos bianuales, y el mismo gobierno que años atrás había nacionalizado ciertos sectores de la economía termino llamando al capital extranjero para desarrollar la industria pesada. El proceso de glorificación de Perón y Evita se extendió como nunca antes: “Perón, Perón. Eva evita. Evita mira a la nena. El nene mira a Evita.” Decían los libros de lectura obligatoria. El conflicto peronistas –gorilas caracterizó la época: el gobierno acusaba a los antiperonistas de participar en complots, actos terroristas o intentos de golpes de Estado y el antiperonismo denunciaba la conducta autoritaria del gobierno, la represión y el control de los medios de comunicación.
El segundo gobierno de Carlos Menem (1995-1999) tuvo un resultado similar. Se impuso en la elección con el 49,9 por ciento de los votos (contra el Frepaso que obtuvo el 29,3%); Menem triunfó en 23 de los 24 distritos electorales, logró la mayoría en ambas cámaras legislativas y tuvo plenos poderes para seguir con sus políticas. Logró bajar la inflación al 3,9 por ciento, pero crecieron los despidos en la administración pública, bajaron los salarios y aumentaron el desempleo y el subempleo. Como única respuesta, Menem se arrodillo aún más frente a las exigencias de los acreedores externos. En 1996 estalló el conflicto entre caballo y Yabrán, y sobrevino el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas. Al poco tiempo explotaron los depósitos de la Fábrica Militar de Rio Tercero, y se multiplicaron las denuncias por corrupción. La recesión comenzó imparable en el tercer trimestre de 2008.
Cristina peleará ahora por un nuevo mandato. Hay quienes dicen que se trata, en verdad, de una re reelección: son doce años del kirchnerismo, contando a Néstor.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s