¿Y SI ES UNA TRAMPA? (La Columna de Lanata en Libre 28-06)


¿Y si es una trampa? En esta ciudad llena de humedad y rumores, la versión de la trampa circula por los taxis, los conserjes de los hoteles, los corrillos de los periodistas… ¿Y si en verdad superchávez está allá en La Habana, agazapado y esperando para renacer? La idea de la trampa me recuerda aquello del avión negro de Perón, para los que crecimos en los sesenta mirando al cielo: Perón iba a volver en un oscuro día de justicia, en un avión negro que traería felicidad a la Argentina. La versión de la trampa tiene vencimiento: el 5 de julio se cumple aquí el bicentenario de la independencia del país, lo que significa visitas de mandatarios extranjeros, público con camisas rojas en la calle, algarabía y nada de eso podrá suceder sin Chávez. Esta historia comenzó con una gripe fatal hace meses, luego con un problema en la rodilla y después con las trágicas palabras mágicas: absceso pélvico, y todas las teorías posibles que terminaban en cáncer de colon.
-Chávez no tiene cáncer – dijo ayer aquí en Caracas un dirigente oficialista, el primero en pronunciar la palabra ante la que los vecinos enmudecen.
-Mientras peor se vea, más mágico será su regreso – dijo el analista Luis Vicente Leon en las páginas de El Nacional -. Es una estrategia que Fidel Castro a usado muchas veces.
Las declaraciones del canciller Nicolás Maduro que consignábamos ayer cierran el circulo de la interpretación: “Chávez batalla por su salud”, había dicho poniendo todavía mas Wagner en la escena.
“Hablara esta tarde” se dijo ayer por toda la ciudad sobre el hombre que hablaba tres o cuatro veces por semana por cadena nacional, pero que ahora lleva días de silencio. No habló. La única foto que circula del líder ya tiene alguno días: es la que lo muestra en jogging bicolor, azul y rojo, convaleciente en el cuarto de una clínica con Fidel Castro a su lado también con ropa deportiva y – si no fuera por su eterna barba rala – aspecto de jubilado que pasa sus últimos días en Florida. Los idas pasan, y la incertidumbre crece: el mito imagina a Chávez matándose de risa desde una ventana en La Habana, esperando que llegue el día del retorno.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s