DÍA DEL PERIODISTA (La Columna de Lanata en Libre 29-06)


Pasó el día del periodista, de modo que podríamos intentar describir la situación punto por punto.
-Los sectores más ortodoxos del gobierno describen a los medios como “instrumentos de deformación ideológica”.
El espacio audiovisual y la prensa gráfica se interpretan como “un campo de batalla” en el que debe desenvolverse el periodismo militante.
-El objetivo del periodismo militante es el de proteger al público de los intereses cruzados de los monopolios.
-La palabra clave es “polarización”: hay, literalmente, dos bandos en pugna y los dos se han teñido de propaganda.
-El aparato de propaganda oficial esta aceitado y cumple con sus objetivos: los canales oficiales están centrados en repetir y difamar. Repiten consignas y viven en campaña electoral.
-Desde el ejecutivo se fustiga a periodistas dando nombre y apellido de algunos columnistas. Se han producido algunos escarceos de militantes oficiales con hombres de la prensa opositora, hasta ahora sin comprometer la vida de nadie, pero útiles para instalar un clima de autocensura y miedo.
-Algunas de las categorías penales de la última ley de medios son lo suficientemente ambiguas como para ser aplicadas con discrecionalidad a las opiniones ajenas.
-El gobierno dificulta el acceso a las fuentes de información, y ha negado sistemáticamente todos los hechos de corrupción en los que aparecen funcionarios vinculados, que son muchos. Siempre ha acusado al periodismo de difundirlos con el fin de desestabilizar.
-En la sociedad apareció una grieta: está dividida como nunca antes en dos sectores irreconciliables; ambos gritan y se detestan, y se sienten dueños exclusivos de la razón.
-Alrededor de los festejos del Bicentenario de la independencia, el gobierno reescribe la historia del país y la partidiza a su antojo; la docilidad de los muertos lo permite, y el pasado se manipula a favor del presente.
-El gobierno desestima los hechos y valoriza la interpretación: no importa el hecho en sí, sino quién lo comunica, sujeto a la sospecha de sostener intereses aviesos. Al desaparecer los hechos, el gobierno nunca es culpable de nada.
Así están las cosas. Olvidé mencionar que escribo estas líneas desde Venezuela. No sé que habían pensado ustedes.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s