LES PASA A TODOS (La Columna de Lanata en Libre 26-07)


Cualquier generalización es un error, es cierto, pero tengo que decirlo: les pasa a todos. Les pasa a todos los gobiernos. Todos creen, siempre, que siempre estarán allí, y actúan en consecuencia. Todos se propusieron alguna vez fundar dinastías, cuando no refundar el país (y lo refundieron sin refundarlo): Alfonsín quiso trasladar la capital hacia “el sur, el mar, el frio”; Menem busco la re y luego la re- re; los K soñaron con Néstor, Cristina, Néstor, luego con Cristina, Cristina y casi siempre con Cristina, Máximo, Florencia. Eso sin hacer demasiada historia y recordar que la dictadura “tenía las urnas bien guardadas”, o que la Revolución Argentina de Onganía iba a quedarse veinte años. Ninguno ve el poder como una facultad delegada, sino como una posesión permanente; solo se trata de ejercer derechos sin atender obligaciones. Todos – ¿dije que generalizar un error? – se separan de la gente: se blindan en barrios cerrados, dejan de tomar taxis en las calles, desaparecen en los bares, dejan de usar efectivo, comienzan a poblar la vidriera de las revistas, cambian la lectura de los diarios por los resúmenes de prensa, dejan de ir al cine o a un recital, dejan de “perder el tiempo”. Todos comienzan a soñar conspiraciones, o a llevarlas adelante, todos se sienten invariablemente rodeados de enemigos: Todos intentan controlar la prensa, se rodean de oportunistas que les ofrecen diarios de Yrigoyen, radio de Yrigoyen, canales de Yrigoyen y que terminan nadando en dinero público. Alfonsín tuvo El Expreso y El Ciudadano; Menem Telefe, canal 9, el grupo Hadad y editorial Atlántida; Kirchner a Gvirtz, Szpolski, Página/12, 876 y siguen los oportunistas. Todos en algún momento, en el comienzo del declive, culparon a los medios o atribuyeron el descenso en las urnas a “problemas de comunicación”. Alfonsín se fue del gobierno convencido de que el pueblo no lo había entendido (¿Cómo, no era al revés? ¿No estaban ellos para entendernos a nosotros?), Menem brindaba con el tío Bernardo por ganarle la reelección a la prensa; los K, se sabe, pelean contra “la corpo” que era antes “tropa propia”, aunque casi todos se hayan olvidado. Ahora vuelve a pasar: Filmus pierde la Capital y Fito se siente asqueado, Del Sel aterriza en Santa Fe y a Rossi se le chamusca el bigote, Carta Abierta empieza a ver cómo ir bajándose de a poco del barco, y la culpa, como casi siempre, es solo nuestra.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s