NORUEGA: DESPUÉS DE LA TRAGEDIA (La Columna de Lanata en Libre 29-07)


Me enteré de la matanza de Noruega pocas horas antes de salir de Madrid hacia Buenos Aires. Había dejado Oslo 15 días antes, encandilado por las noches blancas; todas las imágenes de Oslo volvieron a mi recuerdo como un rompecabezas roto. ¿Cómo había pasado aquello en ese sitio bucólico, lleno de bebes rubios salidos de un casting de shampoo, aquel lugar donde la residencia del rey no tenía custodia a la vista, el país de los jardines, los derechos sociales, aquel país donde tanta tranquilidad podía ponerte nervioso? Sombras en la belleza, el lado oscuro del paraíso: pensé entonces que en un lugar así, la conmoción se habría multiplicado. As tragedias parecen más fuertes en los lugares en donde nunca pasa nada. Ahora, con el correr de los días, veo con admiración la respuesta de los noruegos al horror: no militarizaron el país, no conculcaron derechos, no censuraron a la prensa, no crearon leyes especiales frente al horror especial. Jens Stoltemberg, el primer ministro socialdemócrata, dijo que su país no iba a ser intimidado, que se mantendrán “firmes en la defensa de sus valores” y que “la respuesta será más democracia y más apertura”. La discusión política se centró en si dar o no difusión a las ideas neonazis de Breivik, el asesino de la isla de Utoya, y fue saldada a favor. Su “biblia” privada está en internet: 2083, una declaración europea de la independencia está escrita en inglés y es un cut and paste de blogs de la ultraderecha europea. “la información debe darse siempre – opina Alejandro Pizarroso, catedrático de Historia de la Propaganda de la Universidad Complutense de Madrid, desde las páginas de El País –Otra cosa es publicar un manual para hacer bombas. Nadie con dos dedos de frente podría identificarse con esas ideas, las leerán y se horrorizarán. (…)Dicen que Breivik es un loco; es probable, pero es fundamental saber en qué se basó para hacer lo que hizo, y que sus ideas encuentran sustento en toda la corriente europea de xenofobia y racismo, desde Jean –Marie Le Pen hasta Geert Wilders” (N. del R.: Wilders es un político holandés que propuso prohibir el Corán y cerrar las escuelas islámicas)

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s