ELEGIR LO YA ELEGIDO (La Columna de Lanata en Libre 4-08)


-Las elecciones internas servirán para que, por primera vez, los ciudadanos decidan por si mismos quienes van a ser los candidatos – dijo el ministro del interior, Florencio Randazzo, en los micrófonos de Radio Mitre.
El gobierno repite tanto sus propias mentiras que, finalmente, las cree con soltura: ¿no están ya elegidos, a dedo, los candidatos de todos los partidos? ¿Iremos el 14 de agosto a decidir lo ya decidido por otros? Lo que comenzó con un propósito loable (renovar los códigos y las conductas electorales) se termina implementando como una especie de burla al electorado: vayan a elegir lo ya elegido por nosotros.
La única verdadera novedad de las internas es una medida a todas luces perjudicial: exigir el 1,5 por ciento de los votos del padrón a “los partidos chicos” para poder competir en una elección. La exigencia oficial presume que la democracia es, únicamente, el gobierno de las mayorías, que obviamente deben tenerse en cuenta, se defienden solas. La democracia debe también defender a las minorías y favorecer un sistema de equilibrio que no permita que se las aplaste. Veámoslo en números: el padrón electoral será, en octubre de este año, de unos 29 millones de electores. El uno por ciento es 290 mil, y el 1,5 por ciento, 435 mil votantes. Si un partido reúne, por ejemplo, 350 mil votantes en la interna, no llegara a ser considerado como tal. ¿Dirán que la opinión de 350 mil personas no debe ser tenida en cuenta? ¿Qué no tienen derecho a influir o expresarse? “Superficialmente, los beneficios de la mayoría y la protección de los derechos individuales y de las minorías pueden parecer contradictorios. Pero, en realidad, estos principios son pilares gemelos que sustentan la base de aquello que denominamos gobierno democrático. (…) Las minorías deben tener garantizado que el gobierno protegerá sus derechos y su identidad, y desde allí podrán participar y contribuir a las instituciones democráticas del país”, dice, por ejemplo, la Constitución brasilera. En Argentina, mientras tanto, el numero parece tener el monopolio de la razón, y el pez grande podrá –legalmente- comerse al chico.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s