Trabajo de orfebre


(…) “Y fuera de eso, suelo fumar todavía cuando escribo. Fumo cigarros puros y demás. Pero me resulta difícil a veces no fumar cuando escribo. Y eso hizo que últimamente, por ejemplo, haya pasado el momento de escribir de la mañana a la tarde, porque yo solía empezar a escribir tipo 9, 9.30 de la mañana y fumaba. Y ahora, fumarme un puro a las 9.00 de la mañana me parece un poco brutal. Entonces ahora escribo de 14.30 a 18.30,19. Y entonces, ahí si esta ese momento magnifico en que termino de comer, descanso un ratito, me preparo un café, me prendo el puro y empiezo a escribir. Es como el mejor momento del día porque todo es posible todavía y está ese puro, y está ese café, y está esa pantalla. Las posibilidades aparecen infinitas. Cuatro horas después me daré cuenta de que solo pude hacer aquello que puedo, tan poquito. Pero por suerte tengo muy mala memoria y al día siguiente, cuando me siento de nuevo, vuelvo a creer que las posibilidades son infinitas y así, interminablemente.”

Martín Caparros

Extracto de Taller Literario de la Revista Noticias.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s