Entrevista a Juan Cruz Sanz. Lupín dijo: “Se acabaron cien años de soledad”


Charla con el periodista de Clarín que hace un repaso de su carrera, de su persona y de la profesión. Nos cuenta sobre el incidente  con Lucas Carrasco y dice que la discusión sobre el periodismo militante atrasa. “Cuando Néstor volvió como Presidente a Río Gallegos, agarró un micrófono y dijo, se acabaron cien años de soledad, yo me largue a llorar, porque a nosotros no nos registraba nadie”  dice cuando recuerda al ex presidente fallecido.

 

Todos y cada uno de los periodistas entrevistados para este blog me han trasmitido algo parecido. Hay una necesidad de divertirse con la situación, de salirse del medio, de sacarle carga a los temas, de alivianarlos. Es importante, me dijo Pablo Sirvén, correrse y tratar de tocar un poco la arena de vez en cuando. Diego Rojas me dijo varias veces que tiene una serie de situaciones que le parecen muy divertidas. Juan Cruz Sanz, el chico que se volvió periodista, también le corre el cuerpo a la pelea inútil y trata de divertirse. “Yo solo quiero jugar a la pelota con mis amigos”, dice.
Durante la última semana he podido contemplar en los medios de comunicación que hay algunos personajes que atrasan, atrasan en el sentido de no progreso, de conservadurismo absurdo, atrasa Víctor Hugo atacando a Clarín como si fuera un monstruo indescifrable. Atrasa Magdalena insultando y maltratando como una barrabrava con escasos argumentos. Atrasa Lanata puteando a Barragán ofendido por el escaso reconocimiento y atrasa Barragán asumiendo como propios, logros ajenos. La lista sigue, todos ellos son productos de una generación que no supo correrse, están ahí inaugurando la historia cuando ya inauguraron la historia otras veces y no entienden que hay otra manera de mirar y de contar.
Por eso esta vez nos fuimos a entrevistar a Juan Cruz Sanz, 25 años, Santacruceño, volante por izquierda, periodista. Como Lucas Carrasco, como Diego Rojas, como Sirvén, como Mochkofsky, tengo la sensación de que este pibe tampoco atrasa, amén de la aclaración que hace sobre el incidente con Lucas Carrasco y Alfredo Leuco.

¿CÓMO EMPEZÓ ESTA HISTORIA DE VOS HACIENDOTE PERIODISTA?

Empecé en Perfil. Tuve la primera entrevista con Miri y con Santamarina que ya conocían de mí por sus compañeros de la revista poder. Me había recomendado Miguel Wiñaski también y Edi Zunino, que es muy amigo de Wiñaski. Ellos estuvieron mucho tiempo en Noticias y arranqué por 700 pesos en mano, que para mí era la gloria. Casi toda la redacción cobrábamos 715 pesos.
La primer nota que me mandaron a hacer era en el hipódromo de Buenos Aires con un caballo que se llamaba la Carrió, que era del hijo de puta de Jorge Antonio que tenía un juicio con Carrió que lo había denunciado por ser el supuesto asesino de Cacho Segovia. Entonces Jorge Antonio compró el peor pura sangre que había y le puso de nombre la Karrió con K y lo hacía correr para que salga último. La nota fue muy cómica, porque la yegua era histérica, se enojaba y a veces no quería correr.

¿Y QUÉ TE PASA CON LA PROFESIÓN?

Gracias a la profesión me he encontrado en lugares y con gente que en Río Gallegos nunca imagine que iba a encontrarme. Siempre me pregunto: ¿qué hago acá?, ¿que estoy haciendo acá? La última vez que me lo pregunté es cuando me toco ir a Estados Unidos, me toco ir a un evento sobre la libertad de Prensa justo cuando lo matan a Bin Laden y yo estoy a cuatro cuadras de la casa Blanca. En ese sentido he tenido muchísima suerte.
En 2008 arranco en canal 26, es Alfredo Leuco un tipo enorme para mí, él me invita y la verdad es que siempre le voy a agradecer eso, porque yo no lo conocía, nunca había hablado con él. El me llama, Fontevecchia no quería, me había dicho que no, yo no le hice caso y arranque igual. Es más, habíamos armado un plan con recursos humanos para mentirle a Fontevecchia que no se enterase que estaba en canal 26. Salía como una especie de colaborador.

Cuando me fui de canal 26 sentí que había cumplido una etapa y que si bien quería seguir, porque la libertad que tenía con Alfredo era gigante, él fue una suerte de padrino de la carrera, porque me bancó, me puso en un lugar importante y eso se lo debo para siempre. Si bien el espacio era más chiquito, el último año empecé a preguntar un poco más, después salió lo del programa en el canal Metro y ahí estamos ahora, divirtiéndonos un rato.

LA PREGUNTA QUE HACEN TODOS: ¿ENTRE A TELEVISIÓN Y LA GRÁFICA?

La grafica te da la mirada, una mirada distinta que no te da la tele, en televisión es otra cosa. La repercusión que tiene es enorme y más efímera también, si nadie lo vio, pasó. Lo que me gusta de la gráfica es su permanencia en el tiempo, está escrita y está ahí y es un archivo. Me toco cubrir la cobertura cuando murió Néstor y en ese momento no me di cuenta pero en veinte años van a ir a buscar el relato de ese día y eso es muy fuerte, esta bueno. Uno no tiene noción del lugar que ocupa. Me pregunto eso todo el tiempo. La vida me dio algunos golpes que me llevan darle importancia a cosas que tienen que ver más con el presente.

¿EN LA TELEVISIÓN JUEGA MÁS LA PRESION POR LA REPERCUSIÓN?

El tema es que a cualquier crítica le pongo demasiado el cuerpo, eso lo empecé a sentir con Clarín y en el contexto en el que estoy con Clarín. Vengo de un diario que era semanal, con una tirada de 8 mil ejemplares y que no tiene mucha repercusión, uno lo notaba en el propio Perfil, mis compañeros han hecho notas enormes y nadie hablaba de eso. En ventas, Perfil es el tercer diario, sin embargo cuando entro a Clarín un recuadro chiquito te da la respuesta de 200 radios que se llaman de todo el país para pedirte el dato, 500 tipos que te putean, 500 que te dicen que sos un genio. En ese sentido los periodistas somos impunes, no al decir, sino que uno no tiene conciencia de lo que dice ni a donde llega. Vos sos el hombre que tiene el gatillo para salvar a alguien o para matarlo. Me he censurado muchas veces. Es clave para el periodista saber eso.

LE ESTAS DANDO UN PODER ENORME

Hay una sobredimensión enorme sobre los medios de comunicación. Yo no sé cuántos compran Clarín pero solo el 15 % de los que leen el diario leen política. Los periodistas estamos inmersos en un micro clima que confunde, tenemos poder porque los que leen a los periodistas son los que deciden. Lo mismo pasa con Twitter y con las redes sociales.
La gente compra el diario para ver que le pusieron a Riquelme ayer o para ver una foto de los Wachiturros. A la gente le interesa saber si mañana va a trabajar, no le importa lo que haga Moreno. El que está a favor del gobierno no lee la parte que no le gusta, el que está en contra del gobierno mira un poco la situación y nada más. De todos modos, compran Clarín.
En twitter serán 2 mil o 3 mil personas que se retroalimentan, se hace un circulo en donde empezás a pensar que a la gente realmente le importa esto. Después bajas de tu departamento, saludas al portero con el que hablas de otra cosa, no sabe, no le interesan las cuestiones que discutimos en twitter, después vas a la panadería y la panadera también está en otra cosa, la verdad es que las cosas importantes pasan por otro lado.

EN EL SENTIDO DE TWITTER Y LAS NUEVAS GENERACIONES ¿QUÉ PENSAS QUE TRAEMOS DE NUEVO Y QUE COSAS NOS DISTANCIAS DE OTRAS GENERACIONES?

Lo que más me separa son las vivencias de los momentos históricos para contar los hechos, una cosa es lo que podemos contar nosotros con lo que nos contaron nuestros viejos con sus propias subjetividades o lo que podamos haber leído de los momentos históricos y otra es la mirada de quien estuvo en el lugar en donde pasaron los cosas. Yo te puedo contar lo que fue la pelea por la 125 porque la viví, porque supe, porque la cubrí y porque todavía tengo la sensación en la piel de esa noche, de esos momentos, otra cosa van a ser los periodistas que dentro de veinte años lean esa época.
Lo que nos distancia son los momentos más nefastos de nuestro país hasta los momentos más cercanos, como el 2001, tenía 15 años en 2001 y veía en la tele que había estado de sitio, yo estaba en Rio Gallegos que no había estado de sitio ni nada, nosotros en Rio Gallegos veíamos el estado de sitio por la televisión. Yo en 2001 no ví como la montada apaleaba motoqueros en la plaza, lo que las generaciones anteriores tienen es ese prisma que les permite ver distinto.
Y nosotros podemos marcar el paso a la tecnología. Cuando yo entró a la sección el País del diario nadie usaba twitter, yo le hice hacer una cuenta al jefe de la sección, a otros compañeros porque nadie tenía twitter. Ellos se formaron yendo a los archivos a recortar una nota y nosotros crecimos con google, no es ni mejor ni peor, es distinto. También es cierto que el periodista vago existió en todas las épocas del periodismo, pero está generación tiende a tener las cosas más fáciles. Si tenés los teléfonos, podes hacer una nota tranquilamente desde el escritorio de la redacción.

¿ESO HACE QUE ESTEMOS PENDIENTES DE OTRAS COSAS AL MISMO TIEMPO?

En la Argentina siempre tenemos una discusión que atrasa, ahora estamos discutiendo sobre el periodismo militante, si es bueno o es malo y la verdad es que esas discusiones atrasan. Tenemos para aportar una concepción distinta, estamos concebidos desde otra manera, empezamos a trabajar en el periodismo sabiendo que se puede decir cualquier cosa, yo no me imagino otra realidad porque no se puede pensar en otra dictadura en los países subdesarrollados y con las redes sociales. Donde las redes sociales entraron, lastimaron.

¿Y COMO TE IMAGINAS LOS PRÓXIMOS 20 AÑOS?

En 20 años vamos a estar mejor que ahora, de eso estoy seguro. En 20 años yo no sé si va a estar está ley de medios pero va a haber una mejor seguro. Pienso que en 20 años el periodismo va a ser mejor. Yo no tengo una visión apocalíptica de este periodismo, no me parece que sea malo. Ahora tenemos caminos para decir las cosas, lo que genero twitter es que todo el mundo se sienta igual, tus 140 valen lo mismo que mis 140. Los periodistas de ahora nacen con las redes sociales incorporadas, las redes sociales son un elemento más en la profesión.

HABLEMOS DE DISPUTAS. EL INCIDENTE LUCAS CARRASCO QUE AMENZÓ JOCOSAMENTE AL PROGRAMA DE LEUCO. ¿COMO LO TOMASTE, COMO LO VIVISTE?

Lo que te puedo decir es que Leuco tuvo su opinión, que la respeto y el sintió la libertad de decir lo que él pensaba y lo dijo, que no es necesariamente mi opinión. Es tanta la admiración y el respeto que tengo sobre Alfredo que él no hizo, ni dijo nada pensando en hacerle daño a alguien. Cuando el respondió lo hizo pensando como cierta en cada palabra que decía.
Lo que si me causa gracia son los picantes del teclado. Después para ellos fue fácil intentar agredirme porque yo guarde silencio. A todos los que me dijeron que yo me escondía atrás de Leuco, que me callaba por eso. Lo que yo digo es que si Leuco no decía nada, si él no tocaba el tema ninguno de los Lucas Carrasco que salió a agredirme iba a decir nada. Todos los grandes machos del siglo pasado siempre se quedan calladitos. Otra cosa que puedo decir es que yo fui a una fiesta, tome cerveza, tome vino, baile en sus caras y nadie en ningún momento me vino a decir nada, nadie vino a decirme nada, que si son tan machos hubiesen venido ese día a decirme que me fuera o algo pero se quedaron todos callados. Lo triste es que después en Twitter son todos picantes, me decían cosas y un día me enojé mal y le dije Carrasco, “si tenés un problemas vení a la esquina y lo arreglamos” y el empezó a decirme que lo estaba amenazando.
Lo que pasa es que es fácil hablar desde una computadora. Y yo no hablo desde una computadora. Entonces se arma esta discusión muy divertida, yo a Carrasco lo leo, y me parece que lo hace un bien, hoy es Lucas Carrasco porque se metió conmigo. En eso está bueno, aprovechó una situación y un momento, yo también lo hice. Lo que a mí me molesto es la descalificación, yo en ningún momento hablé de él. Porque de última el que estaba hablando era Alfredo Leuco y yo guarde silencio porque no era mi pelea, Alfredo quiso darle otro sentido, sin saber que era una broma eso.
Discutir por twitter es de cagón, pero si me tengo que pelear con alguien que sea con Aníbal Fernández, con Florencio Randazzo, pero no con Amato o Carrasco porque son pares y no suma nada pelearme con pares. Mi lugar en el periodismo es ser críticos con los gobiernos, porque el papel del periodismo es ese, mirar con profundidad sobre el poder. Esa mirada profunda puede terminar en crítica o elogio. Que el gobierno haga las cosas bien es una obligación, eso no es noticia, no se puede ser tan alcahuete y obsecuente. Hace unos días Hernán Brienza hace una nota en la que termina diciendo que hay que ser leal, profundizar el proyecto nacional y lo gracioso es que la Presidenta manda un mensaje diciendo que hay que ser leal a ella. Una locura.

VOS TE PASASTE DE PERFIL A CLARÍN. ¿POR QUÉ?

Voy a clarín porque creo que es de los diarios más importantes del país. Yo nunca había trabajado en un diario, lo había hecho en un semanario pero no en un diario. Creía que si quería tener un lugar era para La Nación o para Clarín. Me convenció Clarín y me gusta el lugar en donde estoy. Eso no significa Magnetto ni nada raro. Disfruto de participar de esa redacción porque está bueno. Si me dicen dónde hacer periodismo, yo prefiero en un medio que sea crítico al gobierno y no oficialista.

¿DESDE CHIQUITO QUE CONVIVÍS CON KIRCHNER?

Había una suerte de Kirchnerismo en mi cuando recién empecé, al primera entrevista que hago, la hago con mis compañeros de la primaria que fuimos a la gobernación, para mi el tipo siempre fue “Lupín” y yo creía, realmente creía que Kirchner era bueno, que era lo mejor que le podía pasar al país. En 2003 aparezco como un desaforado en la Casa de Gobierno de Santa Cruz gritando por Néstor. Es acá que empiezo a conocer lo que era Néstor Kirchner, porque allá nadie contaba nada porque no había quien lo contara.
De todos me acuerdo y me pole la piel de gallina, que cuando Néstor volvió a Rio Gallegos, ya como Presidente y no podía salir del colectivo hasta la Casa de Gobierno porque eran colas y colas de autos que lo seguían. Èl, con un micrófono sale y dice “Se acabaron cien años de soledad” y yo ese día me largue a llorar, porque era santacruceño y a nosotros no nos registraba nadie, y nosotros teníamos un pasado y ver que alguien de tu tierra crece y renace y termina siendo Presidente de la republica era como demasiado sueño. Años después termine cubriendo el velorio de Kirchner, asi fueron las cosas. Yo en ese sentido amo profundamente a mi provincia, mi provincia es el lugar de donde vengo y fue tan generosa conmigo que me dio todo lo que soy. Porque si hubiese nacido en Catamarca no estaríamos acá y nada de esto hubiera pasado.

Anuncios

3 comentarios en “Entrevista a Juan Cruz Sanz. Lupín dijo: “Se acabaron cien años de soledad”

  1. Me causa mucha gracias que este periodista diga que llega a los medios a través de personas ligadas a la Universidad de Belgrano (a la que solo van los que pueden pagar), luego trabaja para nada menos que para la columna vertical de un grupo económico monopólico… y al final dice que el periodismo tiene que estar contra el poder. O sea, si alguien quiere cobijarse en el poder mediante la defensa de los intereses de quienes tienen la manija, allá ellos, pero por lo menos no tengan la desfachatez de presentarse como “combatientes” del poder. Eso en mi barrio se llama cinismo

  2. Me gusto mucho ese periodista. Entiendo su mirada joven y el tambien entendera algun dia que los que sufrieron el periodismo militante de la oposicion son personas a las que le pasaron cosas en su larga vida. Habla desde el lugar mas hermoso que es la juventud y tambien va a saber que si quiere seguir trabajando para Clarin va a tener que hocicar o venderse.. Es asi de facil. La vida te pasa por arriba o por delante y si sos un verdadero periodista o un buen ser humano como VHM tambien seguira dentro de 20 o 30 años peleando por justicia. O sera un Morales Sola, un Fontevechia un Lanata bravicon o un tipo bueno como Leuco pero sin firmes ideas. Leuco reacciono ante la broma de Carrasco como un desinformado o un tonto, y eso no esta bien.La pasion tambien existe y la Presidenta no dijo que la sigan a ella sino al proyecto de pais que muchos pensamos es el mejor. A vos? Cual proyecto de pais te gusta? Te noto bastante inclinado a creer que el opuesto al que vivimos a veces. Las causas perdidas las defendio Kirchner y ahora Cristina, las otras hace rato que son la mayoria.

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s