Juramentos periodísticos tácitos


Estas en ese momento en donde todo es posible, tenés la libertad de sostener lo que quieras sostener desde tu espacio, tan menor, tan chiquito. Esos que pasan por tu blog ya lo saben, quedate tranquilo. No dejes de insistir. El prestigio se gana solamente con perseverancia, trabajo y cuidado. Cuidado de no perder de vista lo que querés decir, es importante que se pueda leer la manera en que mirás el mundo pero es más importante que esa manera de mirar no te impida verlo.

Seguro, vas a tener en cuenta un cuidado superior sobre las definiciones, porque nada en esta profesión está definido, porque si te quedas sin preguntas es necesario que lo admitas. A veces es mejor cerrar las oraciones.

Vengo y venís de un pueblo en donde todo se dice y no es necesario establecer pautas de comunicación. La sociedad tiene sus reglas, la sociedad tiene sus espacios oscuros y sus fantasmas. A veces esos fantasmas están a la vista de todos pero a veces no.
No estas acá para trasmitir ideología sino para aportar preguntas, preguntas que deberás sumar a otra lista mayor de más preguntas. El mundo no cabe ni en una, ni en mil respuestas.

No minimices la opinión del inocente, tiene una mirada que seguramente perdiste y esa mirada tiene mucho que ver con la gente para la que hablas o escribís.

No seas obsecuente, no seas obsecuente. Los imperios cayeron por culpa de la obsecuencia y cuando caen los imperios siempre caen sobre los más débiles. No te olvides de los mas débiles, solo por ellos vale la pena entender.

No hay necesidad de que andes por la vida contando lo que sabés, hay que tener una cuota de silencio sobre lo propio porque probablemente no sepas nada. Cargas con preguntas que no tienen porque quedarse a destiempo.

No hay camisetas todavía para repartir, acuérdate que los soldados, hijos de la obediencia corren el riesgo enorme de olvidarse de si mismos.

Y va ser extremadamente necesario que pierdas el miedo, que entiendas que no hay seguridad posible ni para vos ni para los tuyos, que no existen seguros que cubran la vida que no vivís ocupado en cuidarte y que no seas mediocre ni para hacer arroz, que si hay un dios, debe estar atento a la falta de entusiasmo de los suyos…

Así empezó papá su despedida cuando me fui a estudiar periodismo. Cuando murió solo me miro con tristeza y me dijo que no tenga miedo, que a veces las cosas salen mal.

Anuncios

4 comentarios en “Juramentos periodísticos tácitos

  1. Tu padre era un hombre sabio me parece.A veces hay que permitirse ver aunque sea un cuartito del vaso lleno. Sino vivis amargado y resentido por lo que no podes cambiar. Otras veces la realidad te supera. En serio, lee Agosto de Ruben Fonseca, un gran libro y una metafora implicita en su final.

  2. Lee el libro “Agosto” de Ruben Fonseca autor brasileño y tendras algunas respuestas sobre lo intangible de la vida de todo ser humano. Y para Pablo( amo Tierra del Fuego) cuales son los periodistas no militantes?

  3. Que bueno esto, sería tan útil que lo lean los periodistas militantes. No seas obscecuente. Me encanto.

    Saludos desde Tierra del Fuego

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s