El PBI viaja en camión


Por Alejandro Bercovich para BAE
Mueven un 90% de la carga que circula por el país, según datos oficiales. Un 80% del PBI sube y baja de sus acoplados, según cálculos de especialistas en logística. Con cerca de 200 mil conductores habilitados, contribuyen con el 7% del empleo asalariado formal. La importancia y el poder de los choferes de camiones creció con el desguace de los trenes en los años ‘90 pero se terminó de afianzar durante el actual ciclo de crecimiento económico, que los encontró sin competencia ferroviaria. En medio de la nueva pulseada que enfrenta a Hugo Moyano con la Casa Rosada, el peso del gremio -todavía creciente- empieza a preocupar al Gobierno.
La amenaza de “parar el país con cinco llamados telefónicos” que lanzó el fin de semana el secretario gremial de Camioneros, Marcelo Aparicio, se basa en ese poder que acumuló el gremio en las últimas dos décadas. Basta echar un vistazo a las estadísticas de carga transportada: según la Federación de Entidades del Autotransporte de Cargas (FADEEAC), unos 330 millones de toneladas anuales van en camión y el resto se reparte entre el alicaído ferrocarril (24 millones de toneladas) y los barcos que surcan los ríos (unos 20 millones).
Los choferes no sólo duplicaron sus salarios nominalmente desde que Hugo Moyano asumió la conducción nacional del gremio, sino que además, numéricamente, desbordan a cualquiera de sus homólogos de los sistemas de transporte alternativos. Los capitanes de navíos mercantes, por ejemplo, no suman más de 2.500. Los maquinistas de La Fraternidad, por su parte, son poco más de 5.000.
El presidente de la UIA, José Ignacio De Mendiguren, dijo al asumir el año pasado que el país debe plantearse transportar un 25% de sus mercancías en tren hacia el año 2020, si aspira a duplicar su producto industrial y sentar las bases para un desarrollo autónomo del sector fabril. Hoy sólo lleva el 5%, casi exclusivamente granos. Según datos de la Asociación Latinoamericana de Transporte, los países de la región se ahorran 70 millones de dólares por cada punto porcentual de carga que migran de las rutas a las vías férreas. Es por el combustible pero también por la contaminación y los accidentes viales. En El Economista, el economista Ezequiel Burgo estimó en abril pasado que el costo de los fletes aumentó en el último quinquenio más de lo que subieron las commodities.
Además de numerosos, estratégicos y bien remunerados, los camioneros vieron crecer su poder político en la medida en que crecieron sus índices de sindicalización. Mientras en todo el transporte el promedio de afiliación ronda el 50%, en Camioneros llega al 80%. Y en ramas como la recollección de residuos, alcanza el 90%.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s