Buen viaje. La editorial de Orsai 5


Por Hernán Casciari

 

La tarde que empezamos a hacer esto no sabíamos hacer nada. Me acuerdo muy bien. El Chiri y yo estábamos en el patio de casa. Yo había escrito en el blog que haríamos una revista con autores admirados; ahora había que empezar. ¿Pero cómo se empieza? ¿A quién se llama? ¿De qué manera se contactan dos flamantes editores inexpertos con un narrador célebre para invitarlo a escribir en una revista que no existe? Hicimos una lista de diez escritores muy encumbrados y inaccesibles y nos pusimos a buscar el mail de sus representantes. Sospechamos que había que empezar así. Mandamos diez mails idénticos, dejando unas pocas señas y un número de teléfono. Uno de los agentes literarios respondió al día siguiente. Cuando atendí, en el exacto momento en que dije hola, supe que no estaba preparado para sus preguntas. El representante quería saber de qué medio requeríamos a “su” autor. Le dije que éramos de una revista que todavía no había salido al mercado. El representante preguntó “¿de qué grupo?”. Le dije que éramos un grupo de mercedinos. El representante se impacientó. Intenté ponerme serio pero Chiri me hacía caras para hacerme reír. Le dije que planeábamos hacer una revista literaria sin publicidad. “¿Es una broma?”, oí en el teléfono. No, es en serio. “Pero a ver ¿quién los financia?”, preguntó el representante. Lo expliqué algo vagamente, con titubeos, y le pedí por favor que me diera el teléfono del escritor admirado (yo estaba seguro de que él si entendería). El representante me dijo que el autor admirado estaba de viaje y que además no solía responder él mismo a las propuestas, que para eso había un filtro, y me aseguró que se encargaría de trasmitirle la información. No fue una charla amable; un poco por culpa de mi inexperiencia. Pasó esa semana, y otra. Nadie se puso en contacto con nosotros.
No fue un inicio muy prometedor, pero salimos adelante. Publicamos el primer número de Orsai, después tres ediciones más, la revista empezó a circular, pusimos una pizzeria en España, después un bar en Argentina, inauguramos la editorial ya finales de noviembre la gente de TEDx Río de la Plata em invitó a dar una charla para explicar el proyecto. Fui a Buenos Aires, di la charla y volví a casa. La conferencia fue subida a YouTube y tuvo gran repercusión. Mucha gente que no conocía Orsai supo de qué se trataba. Los primeros días del 2012 recibí un mail de aquel escritor admirado. Me decía que había visto la charla en internet, que no podía entender cómo desconocía un proyecto tan afín a sus ideas, que le parecía maravilloso, qué quería participar. Estuve a punto de contarle la anécdota con su representante, pero preferí no hacerlo. ¿Para qué? Le dije que ya casi habiamos cerrado el número cinco, pero que estaríamos encantados de tenerlo en alguna edición del año, porque sentíamos una inmensa admiración por él. Con muchos otros autores muy queridos – que si están en esta edición – nos paso lo mismo. Contactaron ellos. “Quiero participar”, dijeron. Ustedes notarán, cuando empiecen a leer la nueva revista, que algo cambió de repente. Y no se trata unicamente de que ahora somos bimestrales, ni que el objeto se parece mas a una revista y menos a un libro. Algo cambió en la esencia. Ya no viajamos a ciegas, ni con rumbo incierto. La Orsai de este año se mueve con energía renovada.
Autores, lectores: bienvenidos otra vez.

Estamos en el mismo barco.

Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s