Sale Revista Cítrica, una opción cooperativa.


Revista Cítrica

Desde que el tiempo es tiempo los medios de comunicación fueron las empresas de medios. No había por entonces, ni razones ni condiciones que permitiesen pensar un periodismo horizontal capaz de intervenir directamente en la agenda de noticias de actualidad. Fueron muchos años de empresarios negociando contratos, infringiendo el estatuto del periodista, cerrando operaciones de prensa en oficinas de pisos altos con ventanales grandes, militando a favor de quién o cual y ocultando deliberadamente aquellas noticias que puedan modificar alguna cosa que no se quisiese modificar.

La abrumadora catarata de herramientas y contenidos que se descubren en Internet a diario permiten repensar en nuevas maneras de circulación de la información.

Hace unos años, Jorge Lanata intentó fundar un diario nuevo que paradójicamente algunos llamaron “El último diario de papel”. Un año después de haber salido a la calle, Lanata, quien había sido dueño y director del Diario Crítica de la Argentina lo vendió al empresario Antonio Mata, quién tenía un fuerte enfrentamiento con el gobierno nacional.

Esta historia comienza con el vaciamiento del diario Crítica y las vueltas que dieron sus trabajadores para sostener las fuentes de trabajo. Pasaron noches y días en el edificio en donde funcionaba aquel último diario de papel tratando de encontrar salidas, rendijas en el sistema que les permitiesen seguir trabajando.  Una noche alguien pensó en la posibilidad de formar una cooperativa de trabajo y otro pensó en la manera de llevarlo a cabo y otro lleno los formularios necesarios para que unos meses después se dispongan a salir en papel y como revista semanal. Se llama “Revista Cítrica” y será distribuida con los diarios del domingo en el interior del país desde fines de marzo.

Ellos nos cuentan esta inminente acidez.

¿De donde sale revista Cítrica y cual es el futuro de la revista?

Cítrica surge del conflicto, que terminó en cierre, del diario Crítica de la Argentina. Muchos de nosotros formábamos parte de ese diario, trabajábamos ahí cuando fue vaciado. En el medio de asambleas interminables, de los seis meses de toma, de noches en las que se hacía complicado dormir en la redacción -por el frío y porque el piso es duro, entre otras cuestiones-, algunos compañeros plantearon la idea de hacer un diario cooperativo como una salida para mantener las fuentes de trabajo. De hecho, durante el tiempo que estuvo tomado Crítica, sacamos un diario, Crítica de los trabajadores, que financiamos de manera cooperativa, con aportes de la gente, de lectores, de grupos estudiantiles y de sindicatos. Lo imprimíamos en la Gráfica Patricios, los distribuíamos nosotros, a las 5 de la mañana lo llevábamos a todas las radios, canales de tele, lo mandábamos a Santa Fe en micro. Fue muy duro, pero fue también un gran aprendizaje.

La idea quedó encendida en algunos de nosotros. Y así nos fuimos dando cuenta de que estábamos en el ruedo: una compañera comenzó los trámites para constituir legalmente la cooperativa, comenzamos a reunirnos en el Bauen, donde nos prestaron nada menos que el penthouse  para hacer sumarios, pero también y sobre todo logística; teníamos que empezar un medio de cero, haciendo cosas que no sabemos y tuvimos que aprender, porque la mayoría trabajábamos en la redacción y no en administración o en distribución. Nos pusimos en contacto con otras cooperativas de trabajo de medios de comunicación que funcionan en el país. Y aquí estamos.
Formamos parte de una red de medios que se llama FADICCRA, que es la Federación Asociativa de Diarios y Comunicadores Cooperativos de la República Argentina, que nuclea a los siguientes medios: El Independiente (La Rioja), Diario del Centro del País (Villa María, Córdoba), Comercio y Justicia (Córdoba), Diario de la Región (Resistencia, Chaco), La Posta del Noroeste (Lincoln, Pcia. de Buenos Aires), El Megáfono (Río Cuarto, Córdoba), Ecodías (Bahía Blanca), La Maza (Rosario, Santa Fe) y Ansol (Buenos Aires). Trabajamos en red. Por ahora, estamos “vivos” en nuestra web, www.revistacitrica.com. Planeamos salir en papel hacia fines de marzo los domingos dentro de los diarios que forman parte de FADICCRA.

¿Qué problemas se encuentran ustedes en la distribución y la producción de pasar la revista a papel?
Por suerte, fuimos bienvenidos en FADICCRA, lo que nos ayuda bastante, por no decir completamente, con la distribución. Con respecto a la producción, obviamente es complicada: somos 20 personas haciendo una revista: produciendo, escribiendo, corrigiendo, editando, buscando precios de papel, desgrabando entrevistas, organizando reuniones, llenando papeles para subsidios, diseñando y varios etcéteras más. Es mucho trabajo, pero también es mucha libertad. Es hacer el medio que queremos, comunicar lo que queremos comunicar, con amor, con respeto hacia el lector. Algo así como el “do it yourself del periodismo”. Trabajar en cooperativa te enseña a domar el ego, a confiar en tus compañeros, y a ser responsable también. Si vos no hacés lo que te comprometiste a hacer, otro no lo va a hacer por vos. Entonces está también ese aprendizaje, el aprendizaje del compromiso, del respeto.
¿Son los medios alternativos el único camino hacia el futuro? La pregunta se refiere a que está cada vez mas claro que hay una generación de nuevos comunicadores que no se adaptan fácilmente a las lógicas de las empresas de medios y arman medios por los costados. ¿Te parece que esos son los modelos de medios que vienen? 
Creo que eso que decís pasa en general, no sólo en el periodismo. la “revolución” que trajo internet tiene que ver con la “horizontalización” de los contenidos, de la información, en un sentido amplio.

Fijate lo que pasa con la música y cómo están desesperadas las discográficas por ver cómo seguir sacando ganancias. es un modelo que quedó viejo: hoy un músico graba en su casa o en un estudio, mezcla, difunde por internet, hace fechas, se relaciona con la gente sin intermediarios. creo que hay un modelo de negocios que quedó viejo, porque el mundo cambia. y hay que saber estar a la altura de esos cambios, asimilarlos.
¿Buscan un punto intermedio en la linea editorial o piensan defender alguna posición política desde la linea editorial?

Somos un grupo heterogéneo de trabajadores quienes hacemos Cítrica. No hacemos una revista de política, nuestros ejes centrales son la cultura, la ecología, las nuevas tecnologías, las experiencias sociales en distintos puntos del país, de recetas caseras que pasan de generación en generación. Nos interesa comunicar de una manera federal.

¿Hay una necesidad de discutir al periodismo?

 No sé qué entendés por discutir “tanto” el periodismo. Nosotros discutimos todo, porque somos una cooperativa y todo se discute de manera horizontal. Para darte un ejemplo: le hicimos una entrevista a Adriana Varela. El fotógrafo sacó varias tomas. Nos gustaban sobre todo dos, era nota de tapa. Entonces nos encontramos en la situación de decidir si poner la foto de Adriana Varela fumando o la de Adriana Varela sin cigarrillo. ¿Por qué una y por qué otra?. A nosotros, nos enriquece el intercambio de ideas.
Anuncios

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s