Volver a decir Pueblo. Una Crónica de Alejandro Seselovsky que nos recuerda cieguitos como estamos a veces.


 

Con el texto de abajo termina la crónica que cuenta algunas de las cosas que pasaron, hace ya unos días mas de un mes en la Ciudad de La Plata, “algo mas que las paredes quedaron marcadas en la ciudad”. Había olor a muerte, y la mayoría de nosotros, como pasa siempre, no nos damos cuenta cuando el olor a muerte no nos roza la nariz. Quién quiera tomarse veinte minutos de verdad, tomárselos como nos tomamos cualquier otra droga puede leer la crónica, puede mirar por la ventana y si puede y quiere animarse a sospechar que otras cosas no estamos viendo.

“No nos pidan respeto cuando no respetan nuestro
trabajo, nuestro esfuerzo, nuestra educación,
nuestra salud, nuestra tierra, nuestro hogar,
nuestra historia, nuestros sueños, nuestros chicos,
nuestros viejos, nuestras vidas y ni siquiera
nuestras muertes. No roben, no estafen, no antepongan
mezquinos intereses. No vivan más a costillas
nuestras. No hablen. No prometan. No mientan
más en nuestro nombre. No nos sigan faltando
el respeto. No nos pidan más paciencia. Cuando
todo es urgencia, no esperamos, resolvemos. Somos
respuesta donde sobra ausencia. Somos nosotros:
el pueblo. Los ignorados. Los sin nombre. Hacemos
camino. Buscamos salidas. Aprendiendo con cada
acierto. Con cada error. Aceptando con cada paso
que sólo nosotros podemos terminar con tanta injusticia,
tanta muerte. «Dar vuelta la torilla». Y
cambiar la historia. Agradezco a mi pueblo que
me devuelve la esperanza. Que me llena de fuerza
para seguir adelante y luchar por otra vida.
Agradezco a mi pueblo por estar cuando los que
gobiernan en nuestro nombre nunca están.”
Pueblo es una palabra que perdió su silueta,
como todo lo que tiene un uso intensivo. Pero
en ese mensaje escrito en una pared de Tolosa,
la palabra aparece limpia, puesta sin fórceps,
aparece nueva, a disposición de nadie más que
del sujeto que nombra. Estaqueada en el centro
glandular del drama, hacía rato que no sonaba
así de justa.

La crónica es del ya mencionado  innumerables veces en este blog Alejandro Seselovsky para la revista Rolling Stones y la sumamos con una envidia profesional indigna.

Para leer la crónica completa pincha ahí abajo ↓

LaPlata

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s