Marito


El viejo me dice que pase. Me muestra las sillas en las que me puedo sentar, las indica con el dedo y cierra la puerta.

  • queres tomar algo? – me dice.
  • No.

Todo lo que tenia para decir, ya lo dije, no se que necesita usted ahora pero sepa, amigo, que es muy joven para que este chiste de molestarme le salga gratis.

Yo sabia que todo lo que podía sacarle al viejo era una anecdota.

En la monotonia en la que fui convirtiendo cada tarde, en lo absurdo que se ha ido convirtiendo mi trabajo, algunos dias me emociona el saber que tengo cosas que preguntar. De otra manera no tendria destino y ya sabemos, los que andamos preguntando que atrás de todo siempre hay una buena historia que explica el mundo y en definitiva no es mucho mas que eso lo que andamos queriendo reescribir.

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s