A donde fueron los intermediarios, a remedar la basura del día.


Cuando  empecé con este espacio en el cyberespacio no habían pasado los ojos todavía por el matiz de lo que significa entender.

A veces entender alcanza, pero a veces no.

Cuando empecé a escribir publicamente, con la añoranza absurda de cierto reconocimiento de un mundillo  que no reconoce otra cosa que el éxito y la basura que entretiene y babea.

Porque al final de cuenta lo que pudieron hacer los tipos que nos comprometieron con la verdad, con la busqueda de horizontes y un destino fueron cayendo. caídos, dicen a la clases medias que la culpa es de los pobres. Ellos ricos pagados por millonarios a los que la rueda gire en la dirección en la que gira les garantiza un cielo de beneficios en la tierra y un infierno en la eternidad .

Hemos construido desde hace un tiempo a esta parte una manera de decir, pero sobre todo hemos desarrollado una manera de pensar. Hablamos en plural. Lo que es un gran logro en un mundo que busca títulos y titulares y hacer ruido ahí donde el silencio parece o quisiera no ser salud.

En definitiva escribí esta novela que es un  cuento o un poema o nada, sobreviviendo a una tragedia. ya los sobrevivientes tienen mucho que olvidar aun en el olvido que es la manera mas cruel del recuerdo, nos quedamos sentados, pastando, pasados. Hecho a medida de una época en la que necesariamente seremos los protagonistas . Porque en definitiva uno es lo que deja y deja lo que puede y lo que puede tampoco, amiga, alcanza.

 

 

 

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s