En el medio. Página 122


Cuanto menos tiempo y actitud para pensarnos, menos posibilidad de aprovechar la vida.

Ese trabajo que nos disgusta, que nos agota, que no nos da tiempo. Y están los ritos cotidianos, convertidos en hábitos irreflexivos, y la mayoría de las ofertas de los medios de comunicación y la mecanización cibernética, y el consumo innecesario, a veces, obsceno, que le da identidad al ser.

¿Y si el calendario que pasa aceleradamente dejara de ser una sucesión de vida desaprovechada?

Un sistema social que diseña en secreto puertas cerradas. Y como no sabes volar, tenes que inventar ventanas.

En ese espacio-tiempo predecible, opaco, mecánico, chato, desafectivizado, hay que accionar lo extracotidiano. Es un rito de pasaje entre lo habitual y lo deseado. Un renacer.

Vamos a desperdiciar la vida en aquello que el mercado nos dice que es imperdible.

Antes de dejar este mundo habría que hacerse un test de orientación vocacional para averiguar de que otra forma se podría hacer desperdiciado la vida-

La rutina es buena

No te deja pensar en la muerte

No te deja pensar en la vida.

La rutina es buena.

En los soles de adentro hay amaneceres y crepúsculos.

En el camino de los sueños hay indignidad, humillación, dolor.

Hay que ser fuertes.

Haría falta otro proyecto de sociedad que contenga, que construya sentidos de vida solidarios y éticos, donde la dignidad y la justicia no dependan del mercado.

La cuestión social abarca tanto las situaciones de exclusión económica como las vidas humanas que no encuentran sentido y ya no pueden reconocer el valor del compromiso con la vida.

La alfabetización de los ciudadanos no produjo necesariamente una sociedad mejor.

La consolidación de las instituciones no es un punto fuerte de la sociedad argentina, y el valor de la disciplina de trabajo y de pensamiento empalidece ente el predominio del éxito y la fama repentina o en la especulación financiera. La experiencia educativa esta muy fragmentada socialmente, y hay circuitos de calidad muy desiguales.

La educación puede volver a generar entusiasmo social y ayudar seriamente a construir otros futuros si somos capaces de elaborar proyectos mas inclusivos y mas justos, y eso tiene que ver con la capacidad política colectiva.

Pero también la escuela tiene que recolocarse como un espacio relevante para aprender la cultura, en el marco de relaciones de saberes sociales que se transformaron profundamente.

El niño siempre explora los porques para intentar comprender (al menos lo que siente) y construir un pensamiento que le permita ser-hacer ern su territorio vivencial. El medio ambiente a su vez, intenta amarrarlo a un mundo reglado por adultos, aveces alejado de sus intereses.

 

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s