Si no caíste, si no caíste en las traiciones de los que confunden con alguna virtud la victoria, entonces quizás tengas tiempo de pararte sobre el anden del tren, sujetar las ganas de dar un paso al frente y dar por aprendido lo caminado. Pero que bueno que hayas llegado hasta el borde.

Si no caíste en el entusiasmo de los que asumen que la historia son estos cinco minutos y podés discutirte, equivocarte, hacerle malabares a las corrientes y tratar de zambullirte en una respuesta que te satisfaga a la hora de preguntar por la justicia y podes refrentar ese coraje de los que gritan y se olvidan hasta de su madre cuando pierden el control, a  lo mejor, llegas al borde, pero no avanzas.

Si no te creíste el cuento ese de un buen pastor libre de culpas y de cargos y agarraste con fuerza una idea, si al dar el paso, si al no darlo, si al olvidar si al comprender, conseguiste reconocer el aire brillante que por la venas te corre y recorre y es mas mucho mas que este viajecito en que andamos dando vueltas a lo mejor que tiembles de amor, sea una buena descripción tuya. Y no saltes, pero seas tan consciente de tu no salto.

¿A donde van los cobardes que se quedan con este pedazo de tiempo? ¿Dónde esconden la justificación los que se mueren de miedo de no ser reconocidos? ¿dónde pasan los reportajes de los perdidos?

Comentario recibido, muchas gracias.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s